miércoles, 5 de marzo de 2014

CALIFORNIA STATE ROUTE 1

Dicen que es una de las carreteras mas bonitas del mundo,  y posiblemente lo sea. De lo que estoy segura es que es de las mas emblemáticas . Seguro que todos habéis estado en ella participado en una persecución, en una huida o en un viaje romántico en coche, por que es una de las mas fotografiadas del cine Americano.
La Estatal 1 transcurre a lo largo de la costa del Pacifico Californiano, desde Long Beach en el sur, hasta Fort Bragg en el norte. El trayecto por autopista ahorra varios kilómetros y horas, pero recuerda que no estas trabajando, así que a la Route 1 se le debería dedicar cuatro o cinco días, por que no es un medio para llegar a un lugar, la Route 1, es el destino. 

Nosotros realizamos el trayecto desde San Francisco a Los Angeles, son ciudades que merecen una publicación  propia, así que solo os diré que conducir por el Golden Gate es una experiencia preciosa, y llegar conduciendo a Los Angeles es una divertidisima pesadilla.

La carretera por el norte comienza serpenteando entre montañas verdes y floridas, y acantilados que dejan ver el gran Pacifico en todo su esplendor. 
Cada parada señalada para disfrutar de la vista, merece la pena. En cada una se pueden avistar ballenas con unos simples prismáticos, ver grandes pájaros, buitres ,halcones, en la montaña, o disfrutar de gigantescas manadas de focas en las playas.

Las flores rastrean el suelo como una alfombra y el cielo luce azul todo el día. Así es Junio en la Ruta 1.
Después de dos días en San Francisco, nosotros ya habíamos estado,( para los que vayáis por primera vez, la ciudad merece algún día mas para ser visitada), viajamos por esta fantástica carretera hasta Monterrey, donde montamos el cuartel de campaña para visitar tranquilamente los lugares mas bonitos de la zona sin necesidad de cambiar de hotel en cada ciudad.
Nos alojamos en el Intercontinetal Monterrey, situado en la zona mas comercial y turística de la ciudad, muy cerca del Acuario, donde mis hijas pasaron una maravillosa tarde. El tiempo en esta zona de California suele ser frío todo el año, como suele decirse, siempre hace frío en San Francisco, pues en Monterrey mas. 
El hotel es impresionante, todo un lujo a un precio increíble, siempre en fechas no estacionales.
La ciudad es pequeña, muy animada y ofrece unos paseos preciosos para descubrir la costa Pacifica. 
La carretera se convierte en turística en el camino de Monterrey a Carmel, ciudad famosa por ser refugio de artistas e intelectuales, con una clara influencia Española, patente sobretodo en Misión El Carmel.
La joya de la carretera es Big Sur, con los puentes que posibilitaron realizar la carretera, pero disfruten señores de todos y cada uno de los rincones escondidos de la zona, como el parque estatal Pfeiffer Big Sur, parque estatal Andrew Molera, y la maravillosa Playa de Pfeiffer, la mas difícil de encontrar, con  arena blanca y una gran roca en forma de arco en la orilla, ideal para disfrutar de una de las mas bonitas puestas de sol del mundo.


Después de unos días en la Zona, nos volvimos a poner en ruta esta vez en modo viaje, volviendo a pasar por muchos lugares, sin parar, salvo para comer esa desconocida comida Americana, que no consiste en solo comida rápida. 
El final del trayecto era los Angeles, pero antes pasamos una noche en  Santa Barbara.

El Pier de Santa Barbara es el lugar idóneo para cenar, otra vez una foca vino a saludarnos a la llegada. La playa de la ciudad es un lugar perfecto para pasar una mañana con niños, y como aquí el tiempo ya es puramente Californiano, se puede disfrutar en primavera de temperaturas cálidas.
Al fin llegamos al Atasco de Los Angeles, y ese fue el final de un viaje, un camino que se convierte en destino turístico por derecho propio. Otro día os cuento nuestra experiencia en Los Angeles 










0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus preguntas y yo puedo ayudarte en tus viajes

Booking.com

Translate