jueves, 31 de marzo de 2016

NUEVA ORLEANS Y RUTA DE LAS PLANTACIONES

Delante del televisor, una de las series que mas han marcado mi infancia/juventud fue Norte y Sur, ¿Alguien mas se siente identificado?, no os encantó Lo que el Viento Se llevo? , no llorasteis leyendo Scarlett, y la miniserie os volvió locos?, supongo que ira por barrios, pero no creo que nadie haya sentido indiferencia ante las romántica historias del Sur, o libros como Tom Sawyer, o La cabaña de Tío Tom. La ultima recreación sureña vino de manos de Disney, con Tiana y el Sapo, fiel reflejo de la vida en Nueva Orleans.

Bueno pues yo quería ser Scarlett, claro, y luego leí el Color Púrpura y se convirtió en mi libro favorito, y mi opinión pues se fue al lado mas humano de la historia, y luego leí y leí sobre la guerra de secesión, y ahí estaba todo ese interés, en libros y películas.

No es pues casualidad, que aprovechando un viaje a Florida, nos hayamos desviado un poquitín, para hacer un Road trip, por el deep south estadounidense, ese ta fotografiado, tan cercano y lejano a la vez, tan diferente a todo. Ese sur donde todavía hay heridas de difícil curación, pero de gentes simpáticas, donde se come y se vive y se canta  a otro ritmo.
Así, empezó nuestro viaje con mucha ilusión,  por Nueva Orleans.
No podíamos dejar escapar la ciudad sureña mas famosa del mundo, queríamos saber si era verdad todo lo que imaginábamos, y no nos defraudo.
Nueva Orleans  es una mezcla de culturas  Francesa, española y Anglosajona, a la vez que Africana, y sudamericana, una mezcla que se respira en sus calles a ritmo de Jazz.

El French Quarter es el barrio principal e histórico de la ciudad. Nosotros elegimos un hotel céntrico, al ladito, el Intercontinental New Orleans , aprovechando una oferta de Expedia. El parking es muy caro, pero justo al lado hay otro mucho mas económico, así que nos olvidamos del coche, y nos dispusimos a caminar por la ciudad de la diversión.

Cada casa del French, cada esquina , muestra la época colonial, desde el inicio hasta el French Market. Es imprescindible ir a comprar algún producto local, a comer Ostras, o fresas, o cangrejos de rió, y por supuesto un Po-Boy (bocadillo de pan francés, de carne , ostras o gambas), que allí es una cosa muy seria, en la plaza de las armas, llena de restaurantes, artistas, y adivinos, dispuestos a leerte el futuro, o a utilizar su magia voodoo





Al lado esta el famoso Cafe Du monde , y sus archiconocidos Beignets (Para los despistados los buñuelos que salen en Tiana y el sapo). Las colas son inmensas y está siempre a tope, pero turisteo obliga, y merece la pena mucho mucho. No esperes lujos, es el restaurante mas sucio en el que he estado en EEUU. Nosotros aprovechamos el madrugón por el cambio horario del primer día, y fuimos a las 6 de la mañana.
 Así que luego, nos quedo todo el día para visitar plantaciones. De camino a Baton Rouge por la 10 , para coger  3213, retomar el cauce del Misisipí, y recorrer la 18, para ver una serie de plantaciones, de caña de azúcar, y meterse de lleno en la vida de los Creoles, descendientes de Europeos franceses, aunque nacidos ya en Louisiana. Una cultura apasionante que te explican de maravilla en Laura plantation, así como en Oack Alley plantation, muy al estilo Lo que el viento se llevo, con dos hileras de robles centenarios, que recuerdan los doce robles.
Me pareció impresionante el papel de la mujer de la época, en esa cultura, muy prominente, ya que eran ellas las que heredaban , por encima del varón, y como manejaban los negocios de la familia.
Muy interesante también la vida de los esclavos, de donde venían, y como se comerciaba con ellos. Se conservan los barracones, y documentación sobre las transacciones y los censos, y como continuaron por años sometidos a sus amos, una vez abolida la esclavitud, dependientes del trabajo de la plantación, y del substento que les proporcionaba. Comimos en Oack Alley, lo clásico, Gumbo, gambas,  aligator (cocodrilo pequeño de los humedales), y tarta tradicional  Pecan Pie. Fue un día lleno de información y naturaleza, que a las niñas les encanto.





Durante los tres días que pasamos en Nueva Orleans, pienso que con eso es suficiente, paseamos y paseamos por el cauce del Misisipí, a diferentes horas del día, embrujados por el ambiente, hasta el puerto fluvial, donde puedes embarcar en un steamboat, y navegar por el rió .






Sube y baja por cada calle del French, visitar la tienda de voodoo Marie Laveau en Bourbon street, o Reverend Zombie´s en St Peters. Excursión obligada a Garden District, para ver las maravillosas mansiones coloniales sueñas, y el cementerio Lafayette, y es que no se puede pasar por Nueva Orleans y salir sin meterte de lleno en historias de fantasmas, Voodoo, apariciones y cementerios. La misma Marie Laveau, reina del Voodoo, esta enterrada en el cementerio numero 1 y su tumba es visitada por miles de turistas.
Hay un montón de visitas guiadas al respecto si os gusta el tema y os manejáis en ingles.








Por otro lado hay que probar pralines de Nueva Orlean, en Loreta o Aunt Sally´s, tranquilos lo encontrareis, solo hay que seguir el olor. Vivir el Mardigras, aunque sea verano, y si tenéis oportunidad salir por la noche por la calle Bourbon, aunque no es recomendable si vas con niños, la fiesta empieza pronto y se descontrolado rápidamente. Reconozco que me hubiese quedado, pero solo pasamos un momento para verlo. Música en cualquier esquina, creatividad, vida en la calle. Una ciudad que se quedo en nuestras retinas, en nuestro paladar, y en nuestro corazón.

De ahí a Georgia, pasando por Misisipí y Alabama, os lo cuento otro día.








































































































.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus preguntas y yo puedo ayudarte en tus viajes

Booking.com

Translate