martes, 31 de enero de 2017

EXTREMADURA, MERIDA LA OTRA ROMA

La ultima escapada que hicimos a Roma, la hicimos mi marido y yo, principalmente por que las nenas no eran ni un proyecto.  Ya hemos visto muchos vestigios Romanos con ellas, y nos encantan las historias, que salen de cada uno de ellos. Así que nos disponíamos a volver a Roma, para rematar la faena. La sorpresa fue que al buscar el viaje ohhhhhhhhh, los precios se disparaban sin control. El puente de Diciembre es una trampa , sin retorno. Así que , aborten aborten!!!!!, misión Roma abortada.  Para otra vez será.

¿Donde vamos , donde vamos? . Conocer a Papa Noel , es un lujo, que no nos queremos permitir, Europa esta llena de mercadillos, pero ya los conocemos, nuestra idea principal ha sido un desastre económico. Donde hay un pequeño Roma en España.

Y allí fuimos, Mérida , su amplio complejo de edificios públicos  y privados , del Imperio Romano, nos parecía muy atractivo, y no defraudó.

Y leyendo , leyendo, ¿Por que no una ruta de Paradores?
Paradores ha sido uno de los emblemas turísticos de este País, últimamente un poco venido a menos por los problemas de liquidez de la empresa publica.
Pero en cualquier sitio serian la envidia de su propio sector. Esos edificios llenos de historia, preparados para recibir a unos huéspedes que buscan tranquilidad a la vez que emblemáticos decorados. Es una de las mejores opciones de alojamiento de la marca España.

Día 1: No quiero dormir en Madrid, que opciones tengo?. Pues la mas acertada y pintoresca es , Chinchón. preciosa plaza porticada,y muy torera, que sirve de plaza de toros del pueblo, y espectacular gastronomía. Una buena cena y a dormir. La tarde no da para más , pero disfrutamos mucho de los paseos, y descubrimos la casa donde vivía en sus visitas a Madrid , uno de los Aragoneses mas ilustres, Francisco de Goya. Allí descubrimos nuestro primer Parador, el antiguo Convento Agustino. Parada y fonda, y cenamos en La Casa del Pregonero, en pleno ca plaza de Chinchon, muy bonito restaurante y buena comida. el rabo  de toro espectacular.



Día 2 : Merida. Tómese su tiempo en Merida señores, por que la cantidad de vestigios Romanos, permite tres días de entretenimiento , y aprendizaje. Por 12 Euros, por persona , puedes ver todos los principales monumentos de la ciudad. Impresionante el Anfiteatro, y el teatro, así como el circo y la casa de Mitreo, y la Alcazaba . No se puede pedir más. El Museo de Merida gratuito los Sábados y mañana de los Domingos. Luego dicen que la cultura es cara.
Alojamiento en el Parador de Merida, edificio histórico, convento del siglo XVIII, en el que dormir y comer. Nosotros cenamos allí.




Día 3 mañana: Seguimos con  Merida  a todo trapo, merecía un día más


Día 3 : Zafra, paseito y comida, noche en Trujillo. Edificio Histórico, Convento de Santa Clara, para adentrarnos en la  la ciudad de los descubridores, donde nació Pizarro, y al que se conmemora en la Plaza  del Pueblo, con tremenda escultura ecuestre , y Orellana, y otros, y te preguntas , ¿Por que desde Trujillo?


Día 4: Desde Trujillo, Plasencia y Cáceres. Conjunto histórico en ambas ciudades, de incalculable valor. Plasencia con mas vida, Cáceres es como un escenario de película , No te lo puedes perder, pero asombra como entrando por  unos pórticos, solo el turismo, pasea por calles que son todo historia. Curioso y bonito, dos series estaban rodando, Romeo y Julieta, y Juego de Tronos. No faltaba un detalle de estandartes, carros , y aperos medievales, que hicieron la visita mas entretenida si cabe.


Día 5, a casa: No nos resistimos a visitar el ultimo parador, aunque sea para comer. Las vistas sobre Toledo, que ofrece este alojamiento, merece una parada, para degustar además tan valiosa gastronomía. Que bueno todo por favorrrr!!!!!!!!!!


Antes última parada en Extremadura, real Monasterio de Santa María de Guadalupe. Retiro de los Reyes Católicos, después de la toma de Granada, no solo es un  Monasterio de arquitectura imponente y claustro majestuoso, sino un  pueblo delicioso para pasear, y probar los manjares extremeños.


Carretera y manta,  a Zaragoza , pasando por Toledo. Fin de un viaje más que gastronómico, por que fuero dos Kilitos los que me traje a casa. Ahora os digo una cosa, mereció la pena cada gramo. Viva el cerdo Ibérico.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus preguntas y yo puedo ayudarte en tus viajes

Booking.com

Translate