miércoles, 23 de agosto de 2017

SHANGHAI -SUZHOU

La ultima aventura familiar, ha sido una aventura China.

A el viaje directo desde Madrid, con Iberia , y lo económico del mismo, se unieron a las ganas de ver la ultima creación de Disney, el ultimo Disneyland, en la ciudad de Shanghai.
Profundizar en la cultura China, animar a nuestras hijas a seguir estudiando un idioma tan difícil, y ver como había cambiado el país y la ciudad en 15 años, fueron las razones de la cara B del viaje, aunque no menores.

Así,  que nos decidimos por un viaje relativamente fácil, Shanghai y de paso Suzhou, ciudad que se compara a Venecia por sus canales , aunque solo sea por eso.

Shanghai ha cambiado muchísimo, desde su skyline, hasta la forma de caminar por ella, de turismo y sobretodo por la facilidad en la que se dispone hoy, con una linea de metro plenamente accesible.

Nos alojamos en el hotel Le Royal Meridiem, menos dos días en Disney, situado en el centro de la ciudad, el centro popular, la calle Nanjin Road. Es importante donde alojarse en Shanghai, por que es una ciudad muy muy grande, esta zona es absolutamente recomendable, cerca de todas las atracciones turísticas, y de uno de los intercambiadores de metro mas grandes de la ciudad.





Desde el hotel, People Square, si podéis visitadla en Domingo, en ella las familias anuncian a sus hijos e hijas (mas hijas), para encontrar marido, en anuncios sobre paraguas. Es algo que choca mucho a nuestros ojos, y sobretodo que contrasta con la apariencia de modernidad de la ciudad.




La misma calle Nanjin Road , es una atracción en si misma, y termina en The Bund, zona financiera colonial, con los típicos edificios de la bolsa , y la vista del Pudong, donde pasar los mejores atardeceres . Esperando el encendido de los edificios mas altos de la ciudad, y que caracterizan su Sky line.





Si no te gusta mucho andar,  el metro es una buena solución, aunque no fui capaz de comprar una tarjeta, el billete sencillo sale muy muy barato, si no os queréis complicar la vida.  Lo podéis utilizar para trayectos cortos, y es imprescindible para visitar algunas zonas mas alejadas, incluidos algunos pueblos con canales, que han acabado siendo parte de la ciudad.

Jardines de Yuyuan, y parte vieja. Es una de las zonas mas turísticas, ni que decir tiene que obligatoria si estas en Shanghai. Allí se pueden visitar los jardines , de incalculable valor, los templos, y sobretodo probar la gastronomía típica, y el te. En una de las calles encontramos un lugar enorme para comer, con diferentes puestos, una forma barata y genial de almorzar.

Respecto a la comida en general la local es barata, y la internacional cara. Si no os gusta la comida china , todas y cada una de las cadenas de restauración conocidas , están disponibles, pero merece la pena pasar de ellas y adentrarse en las delicias que nos ofrecen los locales, destacando la sopa de dumplins, y todos los dumplins del mundo. Aunque la comunicación sea difícil, hay muchos restaurantes con cartas con foto, y si no señalando, que eso lo arregla todo. A nosotros nos llegaron a  atender con un traductor de móvil.


Con la linea 11 de metro, se llega a Disneyland, si vais con niños recomendable, si no en función de gustos. Con un día ves el parque , que es pequeño, pero no te aseguras subir a muchas atracciones, hay mucha gente, sobretodo sobretodo, evitar fines de semana y festivos. Haremos una entrada solo del parque , para explicar los truquis, y todas las atracciones, y hoteles, pero los visitantes de un día, el parque abre a las 10, y cierra sobre las 8. Con toda la magia Disney, y unido a la tradición china, es muy divertido, pero si no te gusta  hacer colas, este no es tu sitio. Cuenta con las atracciones mas tecnológicas, y modernas, lo que hace que sea muy espectacular. Nos quedamos ha dormir una noche, en el Dineyland Hotel, y la verdad es que mereció la pena.







Que tal una visita al Pudong? ,  lo que se ve al otro lado del río, hay que vivirlo en persona.
Los rascacielos y la Pearltower, se alzan ante los ojos atónitos de los visitantes. Se puede subir a la Jimaotower, al Shanghai World financial Centre (el abrelatas) , y el ultimo en construirse La Torre Shanghai, edificio mas alto de china ( si no han construido estos días otro) , y segundo del mundo.
Desde allí el observatorio mas alto del mundo, fantástico , pero carísimo 24 euros por cabeza.
Al Pudong se llega por metro (linea 2 es la mas popular, y popular quiere decir llena.) , o por ferry, o por el extrañísimo y turístico Bund Sightseeing Tunnel, yo me subí hace 15 años y ya me pareció raro, esta vez lo hemos dejado, había mas marcha en el metro. El edificio sin embargo mas emblemático de Shanghai sigue siendo la Oriental Pearl TV tower.


Los barrios más nuevos de la ciudad , los más modernos , son los rehabilitados . Como si de un Nueva York de Asia se tratase , tres barrios se han convertido, en los mas cool de la ciudad, no me extrañaría  uan serie tipo,  sexo en Shanghai.
 La Concesión francesa, especialmente pensado si te cansas de la comida asiática, destaca su ambiente internacional y colonial. Xintiandi, es muy agradable por la noche, lleno de las antiguas casas chinas, una de ellas fue el lugar donde se celebro el primer Congreso del Partido comunista chino. Y para mi gusto el mas animado Tianzifang , lleno de plantas , flores, gente y colores. Muy recomendable para una tarde de terraza, a los críos les encantaran las tiendas de caramelos, hechos a mano y poder comer genuinos churros, aunque nadie los pronuncie bien.





Si vas de paso, no te dará tiempo, pero si pasas unos días en la ciudad, puedes visitar un par de barrios con canales. Son típicos de la zona, hay varios para elegir, mas alejados y mas cercanos. Nosotros seleccionamos dos para poder ir en metro.

Qibao es uno de los mas encantadores, turísticos y llenos, pero merece la pena. Se puede apreciar el esfuerzo para que la ciudad no se lo coma, y se agradece. Visitamos el pueblo gracias a unos amigos, que nos llevaron allí. Hay linea de metro directo pero pregunta antes de dejar la estación de tren, una salida inadecuada hará que no llegues nunca a tu destino.

Casas tradicionales, canales, restaurantes , comida callejera, y una tienda de telas donde se vendían telas para los entierros, y estar guapo en el ultimo viaje, fueron las cosas curiosas que vimos allí. Una amistad entre viajeros, y muchas experiencias, fueron el regalo inesperado de Carmen y Carlos, que nos dedicaron el día.






Por nuestra cuenta llegamos a Nanxiang donde visitamos las Pagodas gemelas,  el templo, y los Jardines Guyi. Se llega por la linea 11 de metro, y os recomiendo igual preguntar,   ya que la ciudad es tan grande que estos barrios pequeños no se encuentran fácilmente. A unos 15 minutos andando desde la estación por Huyi Gong Lu, están los jardines, y un poquito mas adelante el pueblo. Todos con nuestros móviles, buscando entre los rascacielos, trocitos de la tradicional china. Gastronómicamente, una delicia allí donde decidas comer. En los Jardines pudimos asistir a una representación de Opera china, inesperados de los viajes.










Suzhou , se considera la verdadera Venecia china, y cuenta con la ventaja de estar a una hora de tren supe rápido de Shanghai. Desde la estación de tren de Hongqiao (linea 2 y 10 de metro), se sacan los billetes de tren. No olvidéis los pasaportes, y especificar si queréis ir sentados. Es normal en china comprar billetes de pie.  Una vez allí linea 4 hasta Leqiao. Es un lugar delicioso, con una calle peatonal llena de tiendas y restaurantes . Pingjiang, Los jardines del administrador, templos de Hanshan, los jardines de Wangshi , Las dos pagodas, ancestrales , Panmen  gate, y un paseo al rededor del lago, con jardines, precioso, para poder ver las diferentes puertas de la ciudad. Cuidado las distancias del mapa engañan, es una ciudad mas grande de lo que parece. Nosotros perdimos varias horas andando sin sentido, esto nos llevo a sitios muy bonitos , pero nos perdimos un buen rato en la calle principal, donde cenamos apresuradamente. A lo mejor dos días hubiese sido mejor.













De vuelta a Shanghai, entre otros templos , merece la pena el de Jing-an, por tamaño , y por estar literalmente incrustado entre rascacielos, además la zona es divertida, con centros comerciales y parques. Prueba suerte como los locales, metiendo la moneda en el jarrón central del templo.






Museos, tiendas, gastronomía, arquitectura, son muchas las cosas que vimos, y otras muchas las que no dio tiempo de ver, por que Shanghai, se ha convertido en la ciudad mas moderna de China, y su apertura al mundo la hace vibrante, divertida y apasionante. Merece la pena perderse mas de la típica visita de dos días allí. Quince años después, descubrir la ciudad ha sido un verdadero placer.































0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus preguntas y yo puedo ayudarte en tus viajes

Booking.com

Translate