lunes, 17 de septiembre de 2018

ROMA - POMPEYA- SICILIA, LIBROS DE HISTORIA PARA MIS HIJAS

Cuando tu hija mayor, en un viaje a Sicilia, te pide, te suplica, que ampliemos para ver Roma y Pompeya, algo te dice en tu interior , que estas haciendo las cosas bien. Y como las oportunidades solo se generan cuando las sueñas, y las visualizas, pues encontramos una buenísima oferta de vuelo, para entrar a Italia por Roma, y salir por Sicilia.

El viaje lo compusimos en tres grandes etapas, con el objetivo de ver Roma, cosa que se puede hacer en cuatro días , o en cuatro años. Como no disponíamos de mucho tiempo, decidimos utilizar cuatro días, aunque yo me quedaría a vivir en la que considero la ciudad mas bonita del mundo.

El siguiente hito era Pompeya, y que las niñas pudiesen estudiar , tocar, visualizar la época Romana, sus casas , sus habitantes, sus historias reales, cotidianas. Alquilamos un coche en Roma y bajamos a Pompeya, sin parar en Napoles, ya que nosotros ya habíamos disfrutado de esa ciudad, años atrás.

La visita a Pompeya , nos llevo a la costa Amalfitana , donde gastamos tres días , para visitar pueblo a pueblo, vía mar, y hacer  camino intermedio, hasta llegar al estrecho de Mesina, aprovechar la experiencia Ferry , y pasar otros cinco días en Sicilia, para visitar el sur de la isla.


ROMA: Que es la ciudad mas bonita de Europa , para mi, no es nuevo en casa, soy bastante pesada con el tema. Que está cada vez mas llena, lo comprobamos al llegar, y formar parte de la marea turística que deambula por sus calles. Alquilamos un apartamento muy céntricos cerca de la Plaza de España, lo que hizo muy cómodos los desplazamientos, siempre a pie, paseando tranquilos, parando en mercados, tratorias y descubriendo los rincones de la ciudad, a un lado y al otro de río Tevere.



La primera tarde la dedicamos a el Foro y el Coliseo, aprovechando que era gratis, por ser el primer domingo del mes. Guia en mano, aprovechando las nuevas tecnologías, aprendimos uno a uno todos los edificios público del Foro, terminando en el imponente Coliseo. Las niñas habían visto anfiteatros, teatros , circos Romanos, han estado en Merida, Nimes , en Zaragoza mismo, hay una buena representación de yacimientos Romanos, pero ver semejante edificio, les impresionó .

Como estábamos muy céntricos, todas las demás atracciones quedaban cerca de casa, así que no íbamos a ninguna, nos las encontrábamos. La Piazza Navona, el mercado de Fiori, Fontana de Trevi, Piazza del Popolo, Plaza de España , el Panteón (una de mis favoritas).

Pasar un día en el Vaticano , es casi una obligación, aunque medir esta obligación, con el interés que tienen los niños, las colas y las posibilidades de viaje, también. El acoso al turista es impresionante , cientos de pseudo guias, te ofrecerán entradas y guía en cualquier idioma inimaginable. No es recomendable, por internet, con tiempo, se puede conseguir librar la fila del museo vaticano, no así la de la basílica, que es gratis, y se debe principalmente a las medidas de seguridad, de las que no te libra ningún guía.  Si quieres ver todo, y enseñarles a tus hijos la Capilla Sixtina, ármarte de paciencia, y sobretodo organiza desde casa la visita, teniendo en cuenta, que se celebra por aquellos Lares , el día que tu vayas a ir. El sitio esta vivo, y el Papa tiene agenda, recuerda que lo mejor , si no eres muy melómano, o muy creyente, es no encontrarte lo, si Roma te parece lleno de gente , El Vaticano es insoportable, y si no lo organizas bien, te lo puedes encontrar cerrado por celebración . Si pasas del tema, un paseo por las inmediaciones y subir al Castillo de Santangelo, hará que tus hijos pequeños, te quieran un poquito más.

Para comer o cenar, cualquier restaurante del Trastevere, barrio que sigue teniendo todo el encanto de la Roma de la calle, subir hasta la Fontana dell´aqua Paola, ver Roma desde Janiculo, y ver el mausoleo de Garibaldi, te pueden llevar una mañana, y componen un agradable paseo.
















Otra buena idea para comer, es el Gueto judío de Roma, en el barrio de Santagelo, entre la fuente las tortugas, preciosa plaza Romana , el Teatro Marcelo y la gran Sinagoga , algunos restaurantes típicos, siguen las normas Kosher . La especialidad es la Alcachofa, así que no os lo perdáis.
Aprovechar para pasear descubrir las inscripciones, que recuerdan a las personas que nunca volvieron en la segunda guerra mundial. Entre ruinas Romanas (Teatro Marcelo y plaza Largo di Torre Argentina, parte del teatro de Pompeyo y edificios público romanos, habitada por gatos, y escenario del asesinato de Julio Cesar), un montoncito de callejuelas , de detalles, cuentan otra historia, de otras gentes de Roma, bucear en el barrio y en sus circunstancias, supuso una novedad en una ciudad que ya teníamos bastante trillada.


Que tal una tarde en el Pincio? , eso si que les gustara a los niños. Aprovechar para ver la villa Borguese , y a quien le interese el Zoo. Montar en bici, comer helados, montar en las ferias. Es un respiro para los peques, recomendable el atardecer, y ver el ocaso desde la terraza del Pincio , el sol escondiéndose entre las cúpulas de la ciudad eterna .
Roma es un museo en la calle, lo que facilita mucho una visita con niños , prácticamente nada hay que hacer salvo pasear por sus calles , para descubrir obras de arte a cada paso .


Vamos así a por otra colina , La Capitolina , enmarcada por la plaza Campidoglio , del mismísimo Miguel Ángel . Queremos ver obras de Bernini, pues Navona y su fuente principal , es la primera , sabias que la inundaban para que pareciese  un lago ? De ahí su forma rectangular . La plaza Barberini , una de las obras civiles más bellas del autor , Vaticano , puente de Sant Angelo , diseñado por el , la fuente de la plaza de España. Sin duda Santa  María de la Victoria , contiene la obra magistral , El éxtasis de Santa Teresa . Aprovecha la visita para bajar por la vía Veneto , y saborear la Dolce Vita Romana.
Y así , paseo tras paseo , dejamos Roma para llegar a Pompeya
Y ahí , en un día de calor contenido , paseamos por una ciudad de la época Romana , comprendimos su día a día, y los efectos de los desastres naturales , así como la pericia de los que descubren piedra a piedra , lo que sucedía en ese momento de la historia . Ver arqueólogos , quizá despertó algún que otro interés , y descubrir tesoros , también .

La entrada al yacimiento cuesta 11 euros, los niños no pagan , y puedes usar la guía escrita que te regalan en la entrada , también se pueden adquirir audio guías , pero nosotros preparamos la visita por nuestra cuenta . Con los mapas y la guia pateamos la ciudad casa por casa , incluido el Lupanar , que a Paula , definitivamente le precio la casa del médico , y así lo manifestó , con gran elocuencia .
Se recomienda una jornada entera en el recinto , zapato cómodo , y ganas de andar y de aprender . Es la segunda vez que voy , y me precio otra ciudad . Los descubrimientos son continuos .
La siguiente parada y fonda , fue la costa Amalfitana , que contaré próximamente .


0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus preguntas y yo puedo ayudarte en tus viajes

Booking.com

Translate