domingo, 25 de noviembre de 2018

PRIMER VIAJE A AFRICA: SUDAFICA

En Febrero decidimos cambiar el ritmo de los viajes, no sabíamos cómo había sucedido, pero nuestra pequeña niña mayor, se había hecho mayor, y sus profes la reclamaban en clase,  teníamos que adaptarnos ya al calendario escolar.
Nuestro viaje largo, se quedaba para el verano, sin remisión, había llegado el momento.
Necesitábamos más de una semana para nuestro destino, concretamente dos semanas, y no podíamos disponer de ellas en Abril o Mayo, esa etapa se ha acabado, porque viajar en familia, requiere flexibilidad, comprender que las cosas cambian.

Hacía años que en un viaje a California, una viajera me habló con tanta pasión de Sudáfrica, que lo apunte en mi lista de deseos. Entonces cuando pudimos ir, la crisis del Ébola, azotaba África, y aunque no ataco a Sudáfrica, y quedaba muy lejos, consideramos que era un riesgo innecesario. Y  ahí quedaron esas ganas de ver lo que aquella mujer en las  horas del viaje nos contó, amenizando el tedioso tramite del avión.

Me resulto fácil prepararlo, todo parecía hecho a medida, y aunque nos complicamos un poco la vida con escalas (Hay vuelo directo desde Madrid), pudimos ahorrar algo de dinero y cumplir dos sueños, visita expres a El Cairo, sueño de Alba, y volar en Emirates (Sueño del papá).


La visita a El Cairo , fue fugaz, pero intensa. Egiptaire, amenizo nuestra escala con una noche extra, y un vuelo nocturno, se convirtió en mañanero, dos semanas antes del viaje, cosas que pasan.
Pensamos en la posibilidad de dormir en el aeropuerto, pero puesto que había que sacar visado, nos decidimos por dormir en el que sin duda es uno de los mejores Hoteles de la ciudad.



Menahouse de Marriot, se construyó para que los visitantes extranjeros viesen de primera mano las pirámides de Guiza, y no defrauda. De aire colonial, justo debajo de las imponentes pirámides, es en sí una reliquia del pasado colonial, que te permite disfrutar de una vista completa de las Pirámides. Pocas horas disfrutamos del hotel, pero solo diré que cenamos y desayunamos , debajo de las Pirámides de Guiza. Alba , pudo saborear el ambiente, y abrir boca para el año que viene.

El visado se saca en el mismo aeropuerto, y si contratas el transfer , no tendrás problema para llegar a tu Hotel. El visado es tremendamente fácil de sacar en el aeropuerto, en unas ventanillas que ellos llaman Bancos, el precio es 30 euros, y no es necesario recurrir a intermediarios de ningún tipo.  Hay Taxi en las inmediaciones y tienen prohibido acosar a los turistas. Transporte en hoteles etc. Infórmate antes de llegar y elige la mejor opción para tu tipo de viaje, pero cuidado con las agencias locales por Internet, no creo que sean la opción mas fiable, aunque al final nos arreglamos con ellos, tuvimos momentos de falta de orientación, eso si, conseguimos un guía para primavera.



Así llegamos en un vuelo comodísimo en Egiptaire, a Johanesburgo. Las ciudades del norte no eran el gran objetivo de este viaje,  así que después de alquilar el coche con Avis en el aeropuerto, como contábamos con un día menos , sólo pudimos rodear la ciudad . Esa noche ( las 18:00 es de noche), dormíamos en Pretoria, muy cerquita, y pudimos disfrutar de un hotel , a mitad de camino entre la ciudad y un primer contacto salvaje, sobretodo , nos dimos cuenta que íbamos a comer muy bien en ese viaje. Encantadas con la cena, Avestruz y Rabo de Ox , descansamos y emprendimos camino al Parque Kruguer


El parque Nacional, está relatívamete cerca de Johanesburgo, en función de la puerta que utilices, como base de operaciones, entre tres y cinco horas, , pero es tan grande , que es mejor tener varios hoteles o campamentos, si quieres recorrer una buena extensión. Nosotros pensábamos hacer el camino de Nespruit hasta Palaborwa, pero un error de calculo en uno de los Hotel, y el retraso del vuelo, hizo que nos parásemos en la puerta de Orpen, habiendo empezado al revés , por Palaborwa.
Hiena descansando

Babuinos en la carretera, ceda el paso

Este ha sido el mejor error que he cometido en uno de mis viajes, porque me hizo parar en el hotel más bonito del mundo . Rió dos Elefantes, donde nos acogieron como si estuviésemos de visita familiar, y donde vivimos los momentos mas chulos del viaje. Pero por partes........
Hiena descansando

Familia de Jirafas




El Kruguer cuenta con campamentos dentro, donde pernoctar, perfectos, pero solicitadísimos, si los quieres , date prisa y reserva con mucho tiempo. Los Safaris los puedes contratar allí, y puedes ir con tu propio coche si lo prefieres ( recomiendo 4X4, no lo dudéis ). Además hay una serie de HOTELAZOS , Safari Lodgin , que si el bolsillo lo permite , son la mejor opción, peeeeero, nosotros no teníamos bolsillo.


Los coches esperan, a una distancia prudencial 



Después  de esta opción , hay miles de Hoteles , lodges , casas de alquiler etc cerca de las puertas de entrada al parque . Nosotros elegimos dos alojamientos variados, el primero más tipo hotel,  el segundo tipo lodge, todos fuera del parque, pero en las inmediaciones que son reserva natural.
Desde las 5:00 hasta las 18:00 , sin parar de ver animales, todo el tiempo. Es cierto que la época es buena, ya que en invierno los animales , deben buscar lugares donde beber, y estos están muy señalizados, la concentración es mayor.


No hay nada comparable, a ver animales salvajes, en su hábitat. Nada, que le pueda enseñar a mis hijas más bonito, más mágico , mas educativo. Jamas hemos estado tan cerca de la naturaleza.
No contratamos ningún Safari, los cuatro días que recorrimos el Kruguer, con nuestro coche , disfrutamos de todos los herbívoros y algún carnívoro. El León se resistió, pero vimos un Leopardo.
Hienas alimentándose,  elefantes , Jirafas , cebras, hipopótamos, búfalos, monos, todo de todo.
Dentro del parque puedes descansar y comer en los campamentos, con una comida más que decente, y comprar en las tiendas, me recordó a los parques nacionales de Estados Unidos, todo muy fácil.
El primer día entramos por Palaborwa desde el Hotel Bushveld Terrace, donde nos prepararon una bolsa de Picnic para el desayuno, ya que las jornadas empiezan pronto, a las 5 de la mañana, con el objetivo de ver mejor a los animales. Fuimos desgranando el parque por etapas  entre Mopama Camp y Olifants, con la ayuda del libro que compramos y nos servía como guía.  Nosotros , teníamos cuatro días de entrada al parque, y la semana siguiente teníamos que visitar mas parques nacionales, con lo que sacamos una wildcard familiar https://www.sanparks.org/wild_new/, valida para todo el año, la cuestión es sumar , y ver lo que sale mejor. Yo saque la cuenta y solo con el Kruguer ya  merecía la pena . Si quieres tenerla a tiempo, hay que pedirla con  mucho mucho tiempo, la mandan por correo a casa. La puedes comprar allí, según leí, aunque no me quedaba claro exactamente dónde. Pero si la compras por la web, y no llega, con la carta de compra, también se puede entrar sin problema.


En busca de abrevaderos, se puede ver en esta época del año muchos animales, pero insisto , alrededor de la carretera y caminos se ven perfectamente, eso sí,  sin bromas, no salir del coche , salvo en las zonas autorizadas, y cuidado con los big 5th, porque son muy grandes, no perseguir a los animales, mantener las distancias siempre que se pueda.
Por el camino , los coches paran, y enseguida se arremolinan mas coches, que avisan del acontecimiento, un animal a la vista.

El siguiente Hotel, Rió dos Elefantes  https://www.facebook.com/riodoselefantes/  nos cautivo. Entre Palaborwa y Hoedspruit (centro de los Safaris),  dentro de una reserva natural, badeando el Río Olifant. Son reservas, suelen ser privadas,  que se encuentran al lado del parque, que deben dejar paso a los animales, y preservar su hábitat. se dedican a hacer safaris, ya que se conocen los rincones donde habitan.

Desde la terraza de Rio Dos Elefantes

Cebra en el camino


 Nos dejaron unos buenos prismáticos, los nuestros desaparecieron misteriosamente.

Desde la habitación

 Pese a mi insistencia para llegar de día, no lo hicimos y llegamos de noche. El camino es angosto y de difícil acceso , pero es que además es muy fácil, cruzarse con toda clase de animales, incluidos elefantes , hipopótamos y leones.  Nosotros nos cruzamos con un Elefante macho, y realmente , no lo pasamos bien. La noche impide verlos hasta que los tienes encima, y por lo que nos contaron luego, no se toman a bien , esas cosas. Al parecer son ellos los que atropellan a los coches. Después del susto nos reímos mucho, peeeeeero, después. Por un momento , parecíamos una mezcla de los Simpson y La familia de Gumball. Los padres y madres me entenderán  .
En el Hotel los animales aparecen y desaparecen a su antojo, con lo que estuvimos en la terraza dos días, viendo pasar la naturaleza . Os enseñaría mas fotos, pero borramos sin querer un montón, cuando despistadamente puse la mano en la cámara, al salir corriendo , cuando una manada de Big Monkeys, aparecieron de repente. No sé lo que comen esos animales, pero ahí había sangre.


 Nos acogieron de maravilla, y la dueña del hotel, Agnes , nos contó mil historias, de África, mil aventuras pasadas, sus recuerdos , contestando a todas las preguntas de Alba, que la miraba con admiración y asombro. En medio de la noche , el rugido de los leones, nos despertó , poniéndonos los pelos de punta, haciéndonos sentir pequeñitos , pero muy felices, conscientes de lo bonito que era ese momento. No los vimos, pero quedan más safaris seguro.
La segunda semana del viaje , pasando en coche hasta Johanesburgo, vuelta por la ciudad y aeropuerto destino Ciudad del Cabo, pero como dicen mis hijas, parecían dos viajes diferentes, así que os lo cuento luego.







0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus preguntas y yo puedo ayudarte en tus viajes

Booking.com

Translate